El Yoga en Occidente

El Yoga en Occidente

:: EL YOGA EN OCCIDENTE ::

Hoy me vais a permitir que me ponga reflexiva en mi primer post de mi nuevo Blog, y un poco guerrera. Muchos me dicen, estás fuerte este curso que empieza con muchas clases, ¡no paras!
Sin cansarme, cada clase, ya sea particular o grupal, es una oportunidad para compartir, para compartirme.

Así es, la vida me pone delante la oportunidad de seguir viviendo de lo que me apasiona, un camino infinito, que siempre te devuelve a Casa.

Mi reflexión es que NOS TOCA VOLVER AL ORIGEN EN EL YOGA, ¿qué ha pasado en Occidente? , ¿Y con el Yoga que los de Occidente buscamos en Oriente? ¿Des de dónde practicamos? Y más importante, ¿para qué practicamos?. ¿Qué pasaría si no me pudiera mover ni estirar, seguiría practicando, respirando, meditando? ¿Qué buscamos detrás del ásana? ?Y si nadie supiera que practico? ¿Qué buscamos, honestamente, en la profundidad de la práctica?

Hago un llamamiento a profesores y alumnos, a aquellos que hablan de Yoga, aquellos que se acercan al Yoga, aquellos que comparten fotografías de posturas de Yoga, a que volvamos al Origen. Todos, poco a poco, volvamos al Origen y al verdadero propósito de autorealización.

En las últimas décadas, en Occidente, siento que nos hemos desparramado, externalizado, rebentado en intensidad, perdiendo profundidad.

Obviamente, la puerta de entrada de nuestra sociedad es el cuerpo físico, pero no olvidemos el Espíritu. Drenar, movilizar, activar y desactivar el cuerpo (por explicarlo de la manera más simple) es necesario, pero no olvidemos recoger los frutos de la práctica en actitud meditativa.

Las visiones espirituales del hombre se confirman y se iluminan las unas con las otras. Tenemos la grandeza cósmica del Hinduismo, los principios morales de Zaratrusta, la joya de la Verdad de Buda, el simple amor del Tao, la sabiduría de Confucio y los grandes pensadores, el balance del Tantra, el único Dios de Israel, el resplendor del Cristianismo, la gloria de Dios del Islam, la armonía de los Sikhs… y un largo etcétera.

Grandes caminos y poemas de lenguas diferentes que llevan diferentes valores, pero todos ellos son poesía e inspiración, y provienen de la misma y única Luz.

El finito del hombre desea lo Infinito. Por naturaleza, somos visibles e invisibles, somos divisibles y caducos, y somos indivisibles y eternos. El hombre sólo puede ver el sol a través de la luz del sol, y ve al Espíritu con la luz de SU Espíritu.

¡CULTIVÉMOS EL ESPÍRITU SIN MIEDO!

El resplendor de la belleza eterna brilla siempre, y en los momentos de contemplación podemos ver lo Eterno en las cosas que pasan, ¡EN EL DÍA A DÍA!

Si leemos las escrituras y los libros de sabiduría de todo el mundo, si tenemos en cuenta las muchas experiencias espirituales enregistradas en las escrituras del pasado, encontramos una fe espiritual, y esta fe está basada en una visión de Verdad. No se trata de una verdad de las leyes de la naturaleza descubiertas gradualmente por la mente humana, ni de la verdad revolucionaria a través del avance de la ciencia y la tecnología, sino de la VERDAD DE NUESTRO SER.

Cada momento de nuestra vida puede ser el inicio de grandes cosas. Y el Yoga, puede ser el inicio de un camino de conexión con lo más Alto, Invisible y Supremo.

Volvamos al Origen, sin temor.
Ahondemos, cerremos los ojos, sintámonos capaces de ir a lo más sutil. Siempre estamos a tiempo.

Anna Pujol

17/09/2018

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies